¡Envío gratis a partir de €100!

El método Pikler

Cada vez aprendo más de vosotras, de vuestras propuestas e información.
Conocía la pedagogía Pikler, en la que tiene como teoría el movimiento libre.
Hay centros especializados y que ofrecen este método de crianza cada vez más extendida.
Informándome he descubierto una pedagogía que defiende a que los bebes se muevan libremente. Es importante que no se les coloque ninguna posición a la que no puedan llegar por si mismos, confiar en la capacidad innata de los bebés de alcanzar cada hito motriz evolutivo sin ayuda fomenta su autonomía y auto confianza y deriva en un desarrollo más armónico, según esta teoría.

Emmi Pikler (1902-1984) estudió pediatría en Viena y desarrolló su carrera profesional en Budapest. El año 1946 dirigió una institución para
huérfanos y niños/as. Más de cien años después del nacimiento de su fundadora, el Instituto Pikler continúa acogiendo niños con el mismo rigor y la misma preocupación en su bienestar, con la misma voluntad incansable de ofrecer a cada cual aquello que necesita.

Los principios fundamentales del pensamiento de la doctora Pikler son:

1. El valor de la actividad autónoma.

Este aspecto de la pedagogía Pikler es el más conocido de todos. El método Pikler es contrario a cualquier tipo de intervención de los adultos en el desarrollo psicomotriz de los niños. Nosotros debemos ofrecer acompañamiento y ofrecerles las condiciones de seguridad y apego necesarias para que se desarrollen por sí mismos.

Esta teoría nos indica que desde el nacimiento no se coloque al bebé en ninguna posición a la que no sepa llegar por sí mismo y, por tanto, de la que no sepa salir también por sí mismo.

Es conveniente que no les coloquemos boca abajo, ni les sentemos, ni les incitemos a gatear, ni les pongamos de pie, ni les demos la mano para que caminen antes.

La no intervención da como resultado un desarrollo de las capacidades psicomotrices más natural y diferente al que tienen los peques que sí han sufrido esta interferencia.

2.Respeto y apego en los cuidados.

Una relación basada en el respeto a los pequeños y a sus ritmos y necesidades, que no imponga las cosas, sino que haga que fluyan.

Es importante hablar con los bebés y los niños, anticiparlos en todo momento todo lo que vamos a hacer con ellos y esperar a que estén preparados para hacerlo. Conocer profundamente a nuestro peque y saber cuándo debemos intervenir y cuándo debemos dejarle que actúe libremente es otro de los objetivos.  Podemos observar al/la niño/a en estos momentos sin que él nos vea, nos damos cuenta de su actitud de exploración, tranquilidad y alegría. Todo esto es posible si el/la niño/a disfruta de una plena sensación de seguridad, y el fundamento de este sentimiento lo constituye la experiencia de ayuda inmediata cuando tiene necesidad. 

3.El juego.

Una parte crucial es el juego libre. Esta teoría trata de ofrecer materiales seguros, mejor si son des estructurados, es importante dejarles que aprendan y que manejen ellos mismos como quieran, sin que tengan pautas de juego ni enseñarles cómo deben hacerlo.

Es un paso más hacia el auto conocimiento, que les permite explorar el entorno y sacar sus propias conclusiones.

En mi taller, después de informarme sobre esta metodología y con la idea de una de mis clientas, elaboré un juguete textil, de los colores que dicen que son los primeros en distinguir. Es un juguete robusto, que por su forma les permite cogerlo con sus manos más pequeñas que las de un adulto. Tiene cintas de diferentes texturas para explorar, y un cascabel en su interior, que al golpear sonará. 

Juguetes Pikler

×